miércoles, 26 de agosto de 2009

LA FIDELIDAD DEL SEÑOR ES GRANDE

"Esto reflexiono en mi corazón, y por ello esperaré. El amor de Yavé no se ha acabado, ni se han agotado sus misericordias; se renuevan cada mañana. Sí, tu fidelidad es grande. Dice mi alma: Yavé es mi parte, por eso en él esperaré". (Lam. 3,21-25)

Si crees en Jesús, debes de saber que sólo Él es completametne fiel. Cada día comprendo más que el Señor cumple sus promesas y que no falla y todo ello por una simple razón: que Dios es perfecto, por lo tanto nunca se equivoca y su misericordia es tal que se expresa en la fidelidad que tiene a sus hijos.

Pues en el Señor debemos esperar, pese a lo que pese y pase lo que pase, debemos confiar en la fidelidad y en el amor de Yavé. El hecho de que estamos vivos, más todo lo que tenemos, es a resultado de la fidelidad de Dios a nosotros. Él es fiel y nos ama en cada momento, por eso cuando nos arrepentimos de corazón, y confesamos nuestros pecados Dios es fiel para perdonarnos y purificarnos de toda maldad. "Pero si confesamos nuestros pecados, él, que es fiel y justo, nos perdonará nuestros pecados y nos limpiará de toda maldad". (1 Jn. 1,9). Él fielmente nos perdona cuando nosotros nombramos y citamos nuestros pecados con dolor de corazón. "Sí, quiero confesar mi pecado, pues ando inquieto a causa de mi falta". (Sal. 38,19).

Hermanos, tenemos que entender que Dios nos perdona siempre, porque lo que Él quiere es que gocemos de la eternidad en su presencia, pero no entendemos que debemos sumergirnos en su amor y ser concientes de la necesidad que debemos de tener sed de Dios, necesidad de su espíritu, de su presencia, para que sólo él alivie nuestro dolor y alivie nuestro cansancio "Vengan a mí los que van cansados, llevando pesadas cargas, y yo los aliviaré". (Mt. 11, 28).

Creo que los seres humanos somos más afortunados incluso que los ángeles y los seres celestiales, pues por nosotros se entregó Jesús, por nosotros cada gota de sangre fue derramada y todo ello por el amor y la fidelidad que Él nos tiene. Dios no dudó en enviar a su hijo único para que ocupe nuestro lugar, Él se mantuvo fiel, Él solamente puede ser fiel a nosotros en el tiempo presente, y en la eternidad futura también, por eso nunca nos deberíamos de preocupar acerca de las necesidades básicas para sustentar nuestra vida. Dios proveerá todo lo que necesitaremos, aun en la prueba y en la dificultad debemos de confiar en la misericordia y en la fidelidad de nuestro Señor, porque Él no va fallar. Una canción que conzco de pequeño dice: "si el sol llegara a oscurecer y no brillase más... yo igual confío en el Señor que no va a fallar", pues esa debe ser nuestra actitud, frente a la prueba y ante el futuro incierto saber que Dios no va a fallar.

"Sigamos profesando nuestra esperanza sin que nada nos pueda conmover, ya que es digno de confianza aquel que se comprometió". (Hb. 10,23).

Y a pesar de nuestras infidelidades e iniquidades el Señor se mantendrá fiel siempre. "Si somos infieles, Él permanece fiel" (2 Ti. 2,13).
Por eso si hoy estás en problemas, si te agobian las tristezas, las preocupaciones, entrégale al Señor todo, confía en Él ciegamente que Él se encargará de darte lo que mejor te convenga y te aseguro que lo Él quiere es tu felicidad.

Dios te bendiga.

1 comentario:

Jenny dijo...

amen Julio asi es, Dios es fiel nunca nos fallara.
te deseo un bello dia,
bendiciones .