martes, 11 de agosto de 2009

CARGAR LA CRUZ DE CRISTO


"Jesús decía a toda la gente: Si alguno quiere seguirme, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz de cada día y que me siga" Lc. 9:23

Las personas que han entregado sus vidas a Jesucristo deben de probar si realmente son fieles y honestos y están dispuestas a cargar la cruz de que Jesús les da.

Seguir a Cristo no es fácil: "Pero ¡qué angosta es la puerta y qué escabroso el camino que conduce a la salvación! y qué pocos son los que lo encuentran". Mt. 7:14.


Siempre habrá pruebas, aflicciones, enfermedades, sacrificios, tragedias, tristezas, sufrimientos, etc. Pero Jesús recalcó a sus discípulos: "El que pone la mano en el arado y mira hacia atrás, no sirve para el Reino de Dios» Lc. 9:62.

Siempre hay obstáculos para seguirle, y mucho mas llevando la cruz cada día. Y la cruz de Cristo hay que llevarla verdaderamente todo el tiempo que quede en la tierra, porque el Señor prometió un vida eterna, prometió vivir en plenitud contemplando la Gloria de Dios, pero para ello debes de cargar con tu cruz.

Cargar la cruz significa, cargar la cruz de la fe y depositar toda la confianza en Cristo Jesús, por más adversidades, sufrimientos, obstáculos, aflicciones que aparezcan; cargar la cruz es buscar ser santo, y no hablo de obrar milagros, sanaciones, predicciones, dones espirituales asombrosos, hablo simplemente de que cargar la cruz es tener una vida agradable a Dios.

El Señor cumple sus promesas, eso lo tengo claro. Dice su palabra: "Todo lo puedo en aquel que me fortalece". Flp. 4:13; "Pues mi yugo es suave y mi carga liviana". Mt.11:30.

Se tienes la confianza que Jesús nos llevará a vivir con él, donde será una vida hermosa:

"Y oí una voz que clamaba desde el trono: Esta es la morada de Dios con los hombres; él habitará en medio de ellos; ellos serán su pueblo y él será Dios-con-ellos; Él enjugará las lágrimas de sus ojos. Ya no habrá muerte ni lamento, ni llanto ni pena, pues todo lo anterior ha pasado". Apoc.21:3-4.

Ser discípulo implica vivir en sacrificio y aceptar la cruz que Jesús nos da y definitivamente una cruz con peso, con carga, porque de qué valdría cargar una cruz sin esfuerzo ni sacrificio. Hermanos creo que existe una vida eterna, creo que la vida por la tierra es pasajera porque el Señor tiene preparada una morada a los que creen y se entregan a Él, a los que están dispuestos de llevar su cruz, pero creo firmemente que ese boleto de entrada a la vida eterna lo compras aquí en la tierra.

Para poder seguir a Cristo es necesario que tomemos nuestra cruz, es decir, nuestras desgracias o sufrimientos, nuestros dolores y pruebas, nuestros problemas familiares, nuestras debilidades y todo lo pongamos en las manos de Dios. No con una mentalidad masoquista ni conformista sino con una actitud de confianza absoluta de su mano y protección sobre nosotros.

Sin cruz no habría cristianismo pues en ella está la máxima prueba del amor de Jesús hacia nosotros y de nosotros hacia nuestro prójimo y nos gozamos de que al resucitar Él, si seguimos como discípulos suyos, resucitaremos también con Él para la vida eterna.



Dios te bendiga.

1 comentario:

dulce.flor.19 dijo...

es cierto si devemos segrir a jesus devemos cargar nuetra propia cruz